Lámina “The Who – Magic Bus”

11,95

-Tamaño: 330×250 mm (incluyendo paspartú).

-Impresas sobre papel satinado Canson de 320 gr.

-Numeradas del 01/200 al 200/200, y firmadas por el autor de las ilustraciones.

-Incluye separata con el artículo “The Who: Magic Bus” de Amadeu Sanchis impreso.

Categoría:

Descripción

The Who: Magic Bus

por Amadeu Sanchis

Cuatro jóvenes arrogantes, con aire entre pendenciero y divertido, sonríen y desafían con la mirada. Son The Who y estamos en los 60, la década que hizo de Londres, y por extensión de Gran Bretaña, el epicentro de la cultura juvenil. Han transformado un corriente autobús londinense en otro mágico con destino a un mundo psicodélico de libertad absoluta.
En aquellos años, Londres no era la ciudad que hoy conocemos. Mientras se lamía las heridas de la Segunda Guerra Mundial alejando el fantasma de las restricciones y el racionamiento de postguerra, recibía a nuevos ciudadanos fruto del proceso de descolonización. Se mostraba culturalmente aburrida o en el mejor de los casos, convencional y a la sombra de Paris.

Todo va a cambiar en 1962 cuando entran en escena cuatro muchachos llamados The Beatles que llegados de una ciudad del norte de Gran Bretaña, cambiaran el país, y naturalmente la capital británica, al liderar una revolución juvenil que se extiende por todo el país. El recien llegado al número 10 de Downing Street, el laborista Harold Wilson, se muestra audaz y desafía estrictos corsés al afirmar solemnemente que: “Seremos un país dinámico, seguro de si mismo, en expansión, con dirección”. Se suprime el Servicio Militar Obligatorio, se abole la pena de muerte, se legaliza la homosexualidad, y se despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo.

Los jóvenes de clase trabajadora toman las riendas, no solo de su futuro, sino de la vanguardia cultural. Hegemonizan la música pop, apadrinan a célebres fotógrafos, a diseñadores de moda, y las emisiones televisivas de la BBC con programas como Ready, Steady Go o Top of the Pops congregan a millones de espectadores conscientes que lo quieren todo y lo quieren en ese momento.

En este contexto aparece The Who, la banda más británica de todas. Cuatro músicos provenientes de Shepherd’s Bush, distrito obrero de Londres, que aporrean sus instrumentos con una rudeza nunca vista hasta el momento.

En el escenario son pura dinamita, en contraste con bandas más estáticas. No hay nadie como ellos, protagonizan conciertos convertidos en una ceremonia de violencia musical, con el sello de la altivez que les caracteriza. Roger Daltrey mueve permanentemente en torno a si mismo el micrófono, Pete Townsend da guitarrazos que le hacen sangrar la mano mientras pega saltos imposibles, John Entwistle hace que su mano corra alocadamente por el traste de su bajo, mientras que Keith Moon aporrea su batería con una maestría inigualable.

Sus canciones beben de un Rhythm and Blues doblado de revoluciones hasta llegar a las Opera Rock, con unas letras que de inmediato se convierten en himnos generacionales postadolescentes, combinándolos con otros temas muy británicos en su excentricidad.
Crean su propia estética. Se apropian de símbolos británicos como la Union Jack, que deja de ser conservadora, para acompañar amplificadores, guitarras, y adornar americanas. El símbolo de la RAF que había salvado a Gran Bretaña de la Luftwaffe, la famosa diana mod, se convierte en un icono de la moda. Portavoces generacionales, músicos de talento incomparable, con una imagen que lo es todo, o casi todo. Un grupo épico. The Who.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Lámina “The Who – Magic Bus””

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *