Lámina “The Smiths: The Queen is Dead”

11,95

-Tamaño: 330×250 mm (incluyendo paspartú).

-Impresas sobre papel satinado Canson de 320 gr.

-Numeradas del 01/200 al 200/200, y firmadas por el autor de las ilustraciones.

-Incluye separata con el artículo “The Smiths: The Queen is Dead” de Amadeu Sanchis impreso.

Categoría: Etiqueta:

Descripción

Han pasado 30 años desde que uno de los últimos de los grupos más influyentes en la historia del rock, nos dijera adiós y sus miembros iniciaran sus carreras en solitario. Tres décadas que no han hecho sino engrandecer el mito de una banda, que supo leer, como pocas, las coordenadas políticas, culturales y sociales de su época, uniéndose para siempre a las vidas de decenas de miles de personas en todo el mundo, que se sintieron identificados con sus letras, su música, su estética y su actitud vital.
El propio nombre The Smiths era toda una declaración de intenciones.Revelaba su orgullo de pertenencia a la clase obrera británica, escogiendo precisamente el apellido más corriente en el Reino Unido, para que toda esa gente corriente y solitaria que cantaría McCartney en The Beatles, se viera reflejada en ellos.
Desde su Manchester natal, cuatro muchachos desafiaban con sus canciones atodo el reaccionario y conservador sistema político británico, que después de retroceder ante décadas de avances sociales, pasaba a la ofensiva de la mano de su nueva Primera Ministra, Margaret Thatcher, su representante más conservadora y ultrarreacionaria. Desde aquel aciago 1979, Thatcher puso en el punto de mira a los sindicatos y al tejido social solidario que estos habían creado en la sociedad británica desde el siglo XIX. Frente a este, los tories antepondrían el individualismo más radical, el egoísmo más descarnado, el capitalismo en su versión más brutal y salvaje.
Por eso The Smiths no hubieran sido el grupo que fueron, de nacer en otra época, en otra ciudad y en otra clase social. La formación de la banda,compuesta por bajo (Andy Rourke), baterista (Mick Joyce), guitarra (JohnnyMarr) y voz (Morrissey), configuraba un todo colectivo, en el que los cuatro miembros del grupo se gustaban de verse a si mismos como esa familia obrera del norte de Inglaterra, del sur de Escocia o de las cuencas mineras galesas,en la que el compañerismo abofeteaba a la avaricia y a la frivolidad en la que se movía buena parte de pop de los ochenta. La depresión socio-económica y el desempleo masivo tenían ahora un altavoz, tan potente o más que el propio Partido Laborista, gracias a su música, pero también a las declaraciones públicas cotidianas de Morrissey y Johnny Marr.
El paisaje sonoro de The Smiths se manifiesta a través de la virtuosa música de Marr cuya guitarra privilegiada y ausente de largos e innecesarios solos, se acopla a la perfección a las emocionalmente complejas letras de Morrissey,cuyas composiciones relatan la desgracia, la soledad, la tristeza y la rabia delos personajes que las pueblan. Su ambigüedad sexual, casi andrógina, rompe definitivamente los esquemas de un rock and roll en el que el heterosexual debía de serlo y parecerlo, abriendo la puerta a una pluralidad emocional casi clandestina hasta ese momento.
Con The Queen is Dead, los de Manchester firman su obra definitiva, bordando un álbum en el que el ataque a la monarquía como pilar del clasista sistema británico, se va desgranando entre canción y canción a través de unas letras afiladas y el sonido más contundente de su carrera. Una obra tan perfecta, en la que la burla al Príncipe Carlos se combinaba con la crítica de lo que supone la fama y el dinero, así como con un romanticismo plasmado en uno de los lamentos sobre la soledad más perfectos que se hayan podido escribir en la historia del rock, cuando afirman “la vida es muy larga cuando estás solo”.Una banda imprescindible, perfecta, irrepetible, creadores de un universo libre,lleno de preguntas, a veces claustrofóbico, donde solo la desesperación produce la certeza.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Lámina “The Smiths: The Queen is Dead””

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *