Publicado el

La Plaza de la Virgen de Valencia

Plaza de la Virgen de Valencia

La Plaza de la Virgen de Valencia es el corazón del centro histórico de la Ciudad. Pocos lugares acumulan tanta historia en el Cap i Casal: fue en tiempos el Foro de la antigua Valentia romana, donde confluían el cardus y el decumanus, las dos grandes vías en torno a las que se articulaba toda ciudad romana que se preciase. Podemos hacernos una idea de su antigüedad tomando como referencia uno de sus elementos más característicos, la catedral; en su solar se levantaron, sucesivamente, un templo romano dedicado a Diana, una basílica visigoda y una mezquita árabe.

El tribunal de justicia más antiguo de Europa y su fuente

Otro vestigio de su longevidad lo encontramos en el célebre Tribunal de las Aguas. Su reunión semanal frente a la Puerta de los Apóstoles de la  Catedral viene celebrándose puntualmente cada Jueves desde hace más de mil años. En este tribunal se dirimen casos relativos al uso del agua en la huerta valenciana. Sus sentencias, pronunciadas en valenciano, son inapelables.

En su honor se construyó la fuente ovalada en cuyo centro reposa el Turia, encarnado por un hombre barbudo, semi-recostado. Está rodeado por ocho adolescentes que a su vez representan las sendas acequias del río.

La Plaza de la Virgen de Valencia está flanqueada por algunos de los más bellos edificios de la ciudad: La Catedral, la Basílica de los Desamparados, que da nombre a la plaza o el Palacio de la Generalitat Valenciana. Y por supuesto, el Micalet. La torre octogonal del homenaje de la catedral se eleva imponente sobre cúpulas y campanarios un poco más allá, ya en la Plaza de la Reina. Debe su nombre a su campaña principal, llamada Miguel en honor del ángel protector de la ciudad.

En definitiva, un espacio perfecto para tomar un respiro y resguardarse del eterno bullicio de la ciudad; el lugar donde saborear la historia de Valencia y tomarle el pulso a la ciudad.

Hemos querido recrear la Plaza de la Virgen de Valencia en esta ilustración rebosando vida y color; tal y como se muestra, en definitiva, a la multitud de personas que cada día la pasean.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *